Author: Emily
•viernes, julio 30, 2010

Título: La Declaración

Título original: The Declaration

Autor: Gemma Malley

Editorial: Salamandra

Número de páginas: 253

Precio: 14,50 euros

ISBN: 9788498381801



Sinopsis:
«Me llamo Anna y no debería estar aquí. No debería existir. Pero existo.»
Año 2140, Inglaterra. La creación de un fármaco contra el envejecimiento ha permitido vencer la enfermedad y la muerte. Con el fin de evitar la superpoblación del planeta, se promulga la Declaración, ley fundamental que prohíbe a las parejas tener hijos. Las personas que nacen a pesar de esta ley se denominan Excedentes y no tienen derecho a vivir en el mundo de los Legales, pero, adiestrados correctamente, pueden ser muy valiosos como mano de obra esclavizada y desechable.
Anna tiene quince años y es una Excedente. Despojada de su apellido, de su pasado y recluida en un centro de internamiento, su vida se reduce a trabajar duro para convertirse en Empleada Valiosa. Sin embargo, la llegada de un misterioso joven llamado Peter dará un giro radical a su vida, hasta el punto de hacer tambalear el siniestro orden social que la arrogancia y la codicia del hombre han creado.


 Hay un detalle que he decidido poner, yo no lo considero spoiler porque aparece en las veinte primeras páginas, pero si no quieres saber nada de nada, no sigas leyendo.

En el año 2140, la humanidad ha conseguido vencer a las enfermedades y a la muerte con ayuda de un fármaco milagroso. Todos los países firmaron la Declaración, y con ella cualquier persona podía tomarlo,con la condición de no tener hijos para evitar la superpoblación.

Los Legales eran las personas que decidieron no envejecer y se consevaron con su propio cuerpo, pero sin embargo, muchos seguían teniendo descendencia: estos eran los llamados Excedentes.

Conscientes del peligro que suponen para la humanidad, las autoridades británicas ingresan a los Excedentes en centros especiales para ellos, como Grange Hall.

Anna es una Excedente: sus padres la tuvieron a pesar de la Declaración, y en Grange Hall aprendió a odiar con toda su alma a sus padres por haberle permitido nacer. Allí no hay apellidos; eres solamente Excedente,no se permiten las posesiones, no hay amigos, debes mantener la mirada baja y las palizas son constantes: así la señora Pincent, la directora del centro, modela a su gusto el carácter de los niños: son Excedentes, no tienen derecho a vivir, y con su existencia ponen en peligro al resto de los Legales.

Anna es la Excedente perfecta: sumisa y servicial. Pronto se convertrá en una Empleada Valiosa, lo único útil que pueden hacer las personas como ella: servir a los Legales.

Pero la llegada de Peter cambia, y mucho, su vida. Es rebelde, desafía continuamente a los profesores y no deja de decirle que conoce a sus padres.

Cada día Anna se esconde en el baño y narra su día a día en un diario, a pesar de que leer y escribir a escondidas está prohibido.

Este es uno de esos libros de ciencia ficción que te hace pensar en lo que significa la vida y otros valores humanos como la libertad. En medio de todo esto también hay cabida para el romance, la ternura, y la lucha por tu propia vida.
La Declaración me ha encantado. La historia es algo nuevo y el ritmo es el adecuado.En lo referente a personajes, Peter me ha gustado mucho, aunque a Anna le habían lavado demasiado el cerebro y al principio no me convenció. Aun así me he quedado con la duda de varias cuestiones, pero es normal porque el libro tiene continuación en inglés.
This entry was posted on viernes, julio 30, 2010 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

4 comentarios:

On 30 de julio de 2010, 10:01 , Leyna dijo...

Aunque no me llama mucho, he leído buenas críticas, así que quizá en un futuro me anime ^^

¡Te sigo! Un besote ;)

 
On 30 de julio de 2010, 11:15 , Emily dijo...

Bueno pues espero que te animes, está muy bien.
Muchas gracias por seguirme.
¡Yo también te sigo!Besos

 
On 31 de julio de 2010, 0:56 , Izzy 13 dijo...

A mí también me encantó, es una preciosidad y, como tú dices, te hace reflexionar sobre la vida.

Besos

 
On 31 de julio de 2010, 3:29 , Emily dijo...

Sí, es muy bonito :)